Logotipo HC Fertility
Abrir men√ļ Cerrar men√ļ
Ilustración HC Fertility

Pedir cita

Botón Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter


    Soy mayor de 18 y he leído y acepto la Política de Privacidad.*

    Barra separadora

    Las dudas ante la dificultad de encontrar el embarazo es una de las más frecuentes que se producen en la consulta de cualquier ginecólogo cuando se está camino de la concepción.

    Toda pareja que ha considerado la oportunidad de decidir buscar un bebé, puede encontrarse con una dificultad que previamente no había considerado, ya que el éxito puede no ser tan fácil o tan rápido como se pensaba.

    Las causas de la infertilidad son diversas y var√≠an en funci√≥n del sexo. La infertilidad afecta al 15% de las parejas espa√Īolas en edad reproductiva y existen cerca de un mill√≥n de parejas que necesitan asistencia reproductiva para poder concebir. Ante estos datos, dudar de la importancia que la reproducci√≥n asistida tiene en nuestra sociedad es imposible.

    El 96 por ciento de las parejas que tienen relaciones sexuales sin protección logran el embarazo a los 12 meses de intentarlo. Por lo tanto, los especialistas recomiendan esperar este tiempo antes de someterse a un estudio de fertilidad.

    Los problemas para quedarse embarazada est√°n relacionados con muchos factores. Uno de los m√°s importantes es la edad de la mujer, ya que a los 35 a√Īos la posibilidad mensual de quedarse embarazada es del 10%, mientras que a los 40 a√Īos es solo de un 5%. Esto no significa que una mujer de m√°s de 35 a√Īos no pueda tener m√°s hijos, sino que necesitar√° m√°s tiempo para conseguirlo.

    En t√©rminos generales a partir de este a√Īo, ser√≠a el tiempo que justificar√≠a el inicio de un estudio de esterilidad en la pareja, y seis meses en mujeres mayores de 35 a√Īos, con antecedentes de alguna enfermedad ginecol√≥gica o varones con alg√ļn antecedente urol√≥gico.

    Una de cada cinco mujeres se queda embarazada en el primer mes que lo intenta y el resto ir√° viendo c√≥mo se reducen sus posibilidades seg√ļn avanza el tiempo. Si despu√©s de un a√Īo no se consigue, es recomendable consultar con un especialista en reproducci√≥n para averiguar qu√© est√° pasando. Si la mujer es mayor de 35 a√Īos o tiene ciclos irregulares, es mejor adelantar la consulta a los seis meses.

    Nuestro actual estilo de vida, que obliga a muchas mujeres a retrasar la maternidad hasta casi los cuarenta, no ayuda. La edad es una de las circunstancias que más influye en la reproducción.

    Biol√≥gicamente, la edad ideal de las mujeres para concebir son los 20-25 a√Īos. Aunque hasta los 35, en el caso de ellas, y los 50, en ellos, no deber√≠a haber problemas. La raz√≥n es que, a diferencia de los hombres, las mujeres nacen con un n√ļmero de √≥vulos que van perdiendo y no se regeneran. Por tanto, cuanto m√°s mayor, menos ovocitos y mayor exposici√≥n a t√≥xicos ambientales que pueden alterar su calidad.

    La esterilidad es la imposibilidad de lograr un embarazo. En t√©rminos generales, una pareja se considera est√©ril cuando, despu√©s de un a√Īo de relaciones sexuales sin m√©todos anticonceptivos, no se consigue el embarazo. Podemos diferenciar entre:

    Esterilidad primaria: si la pareja nunca ha conseguido tener un hijo. Esterilidad secundaria: si después de haber tenido hijos no se consigue un nuevo embarazo. A veces, la esterilidad se produce por causas externas como el estrés, el ritmo de vida de la pareja, sus hábitos o su alimentación.

    Se habla de infertilidad cuando una mujer ha conseguido uno o más embarazos, pero no han llegado a término o se ha producido la muerte del bebé horas después del parto. Podemos distinguir entre:

    Inferilidad primaria: la mujer se queda embarazada, pero la gestación pero no llega a término o el bebé muere poco después de nacer. Infertilidad secundaria: la pareja tiene un bebé sano, tras un embarazo y parto normales. Cuando vuelven a buscar un bebé, aunque consiguen la gestación esta no llega a término.

    Conviene desechar también dos mitos muy extendidos cuando se intenta tener un hijo: la influencia de los anticonceptivos y la postura sexual. No cuesta más quedarse embarazada justo después de dejar la píldora. La concepción puede producirse al mes siguiente de abandonar el tratamiento. Y tampoco hay posiciones durante las relaciones sexuales que favorecen la fecundación.

    Icono Flecha Volver

    Volver al blog

    Otras noticias

    Barra separadora

    Usted ya seleccion√≥ sus preferencias sobre cookies en sesiones anteriores. ¬Ņquiere modificarlas?