Logotipo HC Fertility
Abrir men√ļ Cerrar men√ļ
Ilustración HC Fertility

Pedir cita

Botón Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter


    Soy mayor de 18 y he leído y acepto la Política de Privacidad.*

    20 julio, 2018

    Disosas de la Fertilidad. La Gran Diosa Madre

    Barra separadora

    Bajo el imperio de la Gran Diosa Madre.

    La primera gran divinidad que rigi√≥ a la Humanidad no fue un dios, sino una diosa. O mejor dicho, m√ļltiples diosas, adaptada cada una a la idiosincrasia de las tribus y pueblos que las adoraban. Aunque derrocada por los dioses masculinos, la Gran Diosa Madre sigue teniendo una notable, aunque soterrada presencia incluso hoy en d√≠a.

    HC Fertility Marbella os cuenta su historia.

    Al principio fue la diosa.

    A lo largo de muchos siglos, toda Eurasia desde Inglaterra hasta Jap√≥n estuvo bajo el imperio de las diosas. Aunque adoradas bajo diferentes, todas ellas re√ļnen cualidades comunes que las transforman en grandes creadoras, y que han llevado a los arque√≥logos a bautizar su religi√≥n como el Culto de la Gran Diosa Madre.

     

    La vida del universo.

    La religi√≥n es m√°s reciente: no tiene m√°s de 50 o 60 mil a√Īos, muy poco comparada con el mill√≥n de a√Īos de evoluci√≥n biol√≥gica humana. En dicho tiempo, los seres humanos empezaron a considerar que el universo entero estaba poblado de entes inmateriales que animaban todas las cosas, y que explicaban por qu√© el sol calentaba, el viento soplaba, etc√©tera. Y aquellos pueblos se hac√≠an la gran pregunta: ‚Äú¬Ņqui√©n cre√≥ todo esto?‚ÄĚ. La conclusi√≥n, la obtuvieron por analog√≠a. Si los seres humanos exist√≠an porque una madre los par√≠a, entonces lo mismo deb√≠a ser con todas las cosas, que ten√≠an que haber sido paridas por alguna especie de Gran Diosa Madre.

    Y ya en el Paleol√≠tico comenzaron a representarse bajo formas de estatuillas femeninas, las llamadas ‚Äúvenus‚ÄĚ, que no tienen nada que ver con la diosa griega, sino que son estatuillas femeninas que tienen bien reforzados los rasgos propios de la fertilidad femenina: vientre y pechos hinchados, y vulva bien visible, al tiempo que los rasgos secundarios a la fertilidad est√°n apenas delineados (piernas, brazos, etc√©tera).

     

    La llegada de los dioses.

    Los dioses masculinos fueron un resultado secundario de la aparici√≥n de la agricultura. El c√≥mo los dioses masculinos se rebelaron y suplantaron a la Diosa Madre, es todav√≠a un misterio. Parece ser que a medida que la poblaci√≥n fue creciendo, y se impuso la la civilizaci√≥n, las mujeres se transformaron en un bien sumamente preciado, una mercanc√≠a susceptible de ser vendida ‚Äúen matrimonio‚ÄĚ y dote mediante, ya que tener muchas mujeres que pudieran procrear era una garant√≠a de que se tendr√≠an, a su vez, muchos hijos, los cuales eran una importante base de poder.

    Surgieron así las sociedades patriarcales, que rápidamente reemplazaron a las antiguas sociedades matriarcales. A la vez, los sacerdotes de los dioses masculinos reforzaron su propio papel, creando mitos que denigraban a las diosas, y exaltaban el papel de los dioses.

    La supervivencia de la diosa.

    A pesar de los muchos intentos por destruir a las diosas, lo cierto es que los dioses masculinos nunca han podido deshacerse de ellas. No podrían hacerlo, ya que la mitad del género humano está compuesto por mujeres, y por tanto, en todo panteón religioso que se respete es necesaria una presencia femenina que las represente.

    Fuentes:

    El ojo de la eternidad

    Icono Flecha Volver

    Volver al blog

    Otras noticias

    Barra separadora

    Esta web quiere ofrecerte una experiencia de navegaci√≥n √ļnica y personalizada. Y es por eso que utilizamos cookies.