Logotipo HC Fertility
Abrir menú Cerrar menú
Ilustración HC Fertility

Pedir cita

Botón Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter


    Soy mayor de 18 y he leído y acepto la Política de Privacidad.*

    Barra separadora

    Hoy en día, la ciencia nos permite conocer más y más sobre nuestra genética y eso hace que a la hora de tener hijos, también se tenga en cuenta. Es cada vez más común añadir análisis genéticos en tratamientos de fertilidad. Desde un simple cariotipo a los progenitores, como un estudio más detallado de la genética de los futuros bebés.

    ¿En qué consiste el DGP?

    El diagnóstico Genético Preimplantacional, también conocido como el DGP, consiste en el análisis de los genes de los pre-embriones y la detección de anomalías y enfermedades.

    Es decir, gracias al estudio del ADN de los pre-embriones, se puede conocer si hay variaciones en sus secuencias o número de cromosomas y si estas darán lugar a posibles enfermedades.

    Previo al análisis, se realizará por parte del equipo médico un estudio a la pareja, se pedirán pruebas de genética (cariotipo y quizás otras más específicas si ya tienen conocimiento de portar una enfermedad), se estudiarán los antecedentes familiares y finalmente se diagnosticará el motivo por el cual realizar un DGP y el tipo a realizar.

    Una vez que estén todas las pruebas y diagnósticos realizados, se iniciará la estimulación ovárica y el proceso de fecundación in vitro (FIV) por medio de ICSI (Inyección intracitoplasmática del espermatozoide).

    Los pre-embriones resultantes con una calidad óptima serán biopsiados, congelados y posteriormente analizados genéticamente.

    ¿Qué tipos de PGT (DGP) existen?

    Dentro del DGP, también conocido como PGT, existen dos tipos diferentes:

    • PGT-A: Para detectar aneuploidías, es decir si hay cromosomas de más o de menos en los pre-embriones. Por ejemplo, el síndrome de Turner donde se da una ausencia total o parcial del cromosoma X o el Síndrome de Down cuando en vez de dos cromosomas del par 21 hay tres.
    • PGT-M: Para detectar enfermedades monogénicas, es decir enfermedades hereditarias que, tras los estudios iniciales, se conoce que los progenitores son portadores de algún tipo de enfermedad que puede ser transmitida a los pre-embriones.
    • PGT-SR: Para detectar cromosomas alterados debido a la ruptura o unión anómala de segmentos. Estas alteraciones pueden dar lugar a una expresión anómala de los genes, dando lugar a anomalías en el embrión.

    Una vez se obtienen los resultados del DGP, los pacientes serán informados y podrán comenzar con la preparación endometrial.

    La preparación endometrial

    La preparación endometrial, se lleva a cabo con la administración de medicación que nos ayuda a conseguir un grosor suficiente del endometrio, lo cual es muy importante para que se produzca la implantación del embrión.

    Cuando el endometrio esté preparado, se procederá a la descongelación y transferencia al útero de aquellos embriones sanos, libres de cualquier alteración cromosómica o enfermedad genética, según el tipo de DGP realizado, aumentando de este modo la probabilidad de embarazo.

     En caso de tener varios embriones sanos, los que no se transfieran se mantendrán congelados.

    El DGP minimiza el riesgo de transferencia de embriones anormales.

    ¿En qué pacientes está indicado realizarse un DGP?

    Esta técnica está aconsejada para pacientes con:

    • Algún hijo afecto y portadores de una enfermedad.
    • Abortos de repetición (dos o más abortos espontáneos consecutivos).
    • Edad materna avanzada. Se ha observado un incremento de aneuploidía (problemas genéticos) en los pre-embriones a medida que avanza la edad de la mujer.
    • Fallos previos de Fecundación In vitro.
    • Baja calidad seminal y/o Factor Masculino genético (FMG).
    • Entre otros.

    ¿Qué porcentaje de embriones sanos se consigue con esta técnica?

    El porcentaje va a depender mucho de la edad de los pacientes y de su historial genético.

    Se podría decir, que aproximadamente en pacientes menores de 35 años el porcentaje es del 60-70% de los pre-embriones biopsiados, pero conforme va aumentando la edad, este disminuye a menos de un 15% en mujeres mayores de 40 años.

    ¿Qué tardan estos resultados?

    Los resultados en ciclos de DGP diferidos suelen tardar de 3 a 6 semanas, en función del laboratorio encargado del análisis genético. Este tipo de ciclos, requieren un mayor tiempo para biopsiar y estudiar la genética de los pre-embriones.

    MINIMIZAR EL RIESGO DE TRANSFERIR EMBRIONES ANORMALES

    ¿Aunque no tenga riesgo puedo realizarme un DGP por seguridad?

    Si, aunque los DGP se suelen indicar como algo fundamental para un ciclo de reproducción asistida en pacientes portadores de enfermedades genéticas o con alteraciones en su cariotipo, que puedan dar lugar a posibles alteraciones o enfermedades en su descendencia.

    Y por supuesto en los casos que los pacientes deseen minimizar el riesgo de transferencia de embriones anormales.

    Los estudios de DGP son una técnica que tiene sus ventajas, pero que también tiene sus riesgos. Esto se debe a que gracias al estudio genético podemos transferir los embriones bonitos y sanos, aumentando así las probabilidades de embarazo por transferencia embrionaria, pero realizar el DGP tiene cierto riesgo derivado de los procedimientos a los que se somete al preembrión durante toda la técnica.

    Por todo esto, es muy importante tener un buen asesoramiento por parte de los ginecólogos, genetistas y embriólogos, para personalizar lo mejor posible tu tratamiento de reproducción asistida.

    Resolvemos tus dudas sobre esta técnica, ponte en contacto con nosotros.

    Icono Flecha Volver

    Volver al blog

    Otras noticias

    Barra separadora

    Esta web quiere ofrecerte una experiencia de navegación única y personalizada. Y es por eso que utilizamos cookies.