Logotipo HC Fertility
Abrir menú Cerrar menú
Ilustración HC Fertility

Pedir cita

Botón Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter


    Soy mayor de 18 y he leído y acepto la Política de Privacidad.*

    Barra separadora

    Llevaba un tiempo pensando en la congelación de mis óvulos, tenía 39 años, era soltera y estaba desesperada por darme la oportunidad de conocer a alguien y poder tener la suerte de tener un hijo.

    Sabía que la congelación de mis óvulos no me garantizaría eso, pero por lo menos, si en los próximos años, quería un hijo, tendría un plan B. Pedí información en casi todas las clínicas de Londres y visité algunas, pero volvía siempre descorazonada. En una clínica me dijeron que era demasiado mayor, en otra que tendría que pasar por tres ciclos para la extracción de óvulos y en otra que no hablarían conmigo hasta que pagase una tarifa de consulta de 240£! Me sentía desalentada y empezaba a perder la esperanza.

    Entonces leí un artículo online acerca de HC Fertility en Marbella, que tenía una excelente reputación. Les envié un email solicitando información y, en una hora, la Coordinadora de Pacientes, Fiona, me respondió dándome la bienvenida y proporcionándome todos los detalles de la congelación de óvulos y embriones en su centro. Estaba asombrada, en una hora, tenía más información de una clínica de Marbella que la que obtuve de mis tres visitas a las clínicas de Londres. Por primera vez, estaba emocionada de que una clínica estuviese dispuesta a ayudarme e informarme claramente de todo el proceso del tratamiento. Después de unos cuantos emails iniciales, Fiona me llamó para darme todos los detalles y asegurarme personalmente que: a) No era demasiado mayor, b) No necesitaría un mínimo de tres ciclos de extracción y c) No había ningún gasto por adelantado para esa consulta. Era tan amable y tranquilizadora, que instantáneamente conecté con Fiona, sentí que tenía las mejores de las intenciones. Me ofrecieron varias opciones sobre cómo proceder con el tratamiento: podía empezar el tratamiento hormonal en el Reino Unido e ir días después para la extracción, o podía pasar allí 10 días, comenzando el tratamiento hormonal mientras pasaba unas relajantes y soleadas vacaciones. Elegí el ir los 10 días y tener también las relajantes vacaciones, sobre todo porque el coste del tratamiento, con los vuelos y el hotel era más barato que la congelación de óvulos aquí, en el Reino Unido!!!! Estaba claro, no sólo se reducía el coste, si no que el servicio durante el tratamiento y la atención en general que te dispensan, hacen que puedas decir con total honestidad que son 5 estrellas. Uno de los puntos del protocolo del centro es que el tratamiento sea lo menos estresante posible y eso se evidencia desde el principio. Nada les suponía un problema, me hicieron sentir muy cómoda. Los días previos a mi partida, Fiona me contactaba regularmente consiguiendo que mi mente descansara.

    6 semanas después llegaba a Marbella, me alojaba en un encantador hotel próximo a la playa y cerca de la clínica.

     

     

    Realmente me sentía como de vacaciones, pero con el añadido de estar haciendo algo que de verdad quería hacer. Tuve mi primera consulta y reunión con el equipo de Fertilidad, Fiona, Dr. Marín, Dr. García y los demás; fueron tan amables, me hicieron sentir tan cómoda que, inmediatamente, sentí que había tomado la decisión correcta. Me hablaron de lo que iba a pasar durante los próximos 10 días, empezando por mis hormonas, pasando por las revisiones para ver cómo se iban desarrollando mis óvulos. Empecé con el tratamiento hormonal aquella misma tarde (algo no muy agradable, si nunca antes te habías pinchado a ti mismo), pero Fiona estuvo al teléfono guiándome a cada paso, así que después de la primera vez, el miedo desapareció y aquello se convirtió en un juego de niños.

    Volvía a la clínica cada 2 días para los chequeos y revisiones, para ver cómo se desarrollaban mis óvulos, cada detalle del proceso me era explicado. También pasé 7 días en la piscina, comiendo pescado fresco y esperando a que mis óvulos estuviesen listos para ser extraídos. No me sentía ni ansiosa, ni estresada ni abrumada, sentía que estaba en el lugar correcto y, aunque eso no garantizaba nada, tenía la sensación de que obtendría un buen resultado. Tengo 40 años y, por supuesto, todavía sueño con conocer a alguien y concebir de forma natural, pero si no es así, tengo la opción de usar mis óvulos congelados.

    Llegó el día de la extracción, estaba excitada y nerviosa, al mismo tiempo. Rezaba para que todo saliese bien. Estoy feliz de poder decir que ahora tengo 9 óvulos saludables y maduros, guardados en la clínica de Marbella HC Fertility para poder usar ahora o en el futuro.

    No puedo agradecer lo suficiente a HC Fertility y, si estás leyendo esto pensando en qué clínica elegir para cualquier tratamiento de fertilidad, este es tu sitio. Comparando el estrés de someterse al tratamiento aquí en el Reino Unido, con el cuidado excepcional y totalmente relajado de la clínica en Marbella, donde te hacen pasar unas vacaciones 5 estrellas por la mitad de precio, no busques más. No te arrepentirás.

     

    Keeley Van Dyk

    Icono Flecha Volver

    Volver a testimonios

    Otros testimonios

    Barra separadora

    Usted ya seleccionó sus preferencias sobre cookies en sesiones anteriores. ¿quiere modificarlas?